Blog

MENSAJE DE NAVIDAD 2019

¡ANUNCIAMOS UNA GRAN ALEGRÍA Y LO ES PARA TODOS! (Cf. Lc 2, 10)

Familia, ¡Nos ha nacido hoy, Jesús Niño, el Señor, el salvador! En este tiempo celebramos el acontecimiento que marcó la redención y salvación del género humano, celebramos el nacimiento de un niño concebido durante 9 meses, CELEBRAMOS LA VIDA de este niño esperado y amado, celebremos la familia, celebramos la entrega total de Santa María y su esposo San José quienes, al punto, decidieron aceptar el proyecto de Dios en sus vidas.

Familia, sonriamos, abracemos, celebremos porque se nos ha dado a Jesús Niño, ese que es la Luz, la Luz de Luz que ilumina nuestro camino ¡EL NIÑO, ES LA LUZ! ¡DIOS ES LA LUZ! ¡Porque la palabra se hizo carne y habita entre nosotros! (cf. Jn 1,1-14). Vamos todos, ninguno se quede solo celebrando o descansando en sus hogares, sino que en este hermoso tiempo de Navidad que finaliza el 12 de enero, las capillas de adoración listas para recibirnos, sean el lugar para encontrarnos con CORAZÓN DIVINO DE JESÚS NIÑO y así reparar (cf. Miserentissimus Redemptor), amar y adorar al pequeño que vive, y pedir especialmente por la erradicación del aborto, la santificación de la familia y los sacerdotes, por la multiplicación de los adoradores, la conversión de los pecadores y como intención especial este año por nuestro Cardenal Leopoldo José Brenes, nuestro arzobispo.

Familia, descubramos la Luz, para llegando a convertir nuestro cuerpo en una verdadera Casa de Vida, un Belén (Casa de Pan), nuestro corazón reciba las gracias y los deseos del cielo “de ser santos, como Él es santo” (cf. 1Pe 1,16).

Familia, les deseamos una Feliz Navidad, un bendecido tiempo de adoración, de alegría y de paz. Que el Divino Niño Jesús, les selle con su Divino Amor y con ese eterno amor, selle a todos los niños por nacer. Amén.

En la paz,

Verónica O dio y Arnold González

Servidores del Señor

 

Compartirlo en

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada. Campos requeridos están marcados *

SALVEMOS VIDAS. SEMBREMOS ESPERANZA. ESCUCHEMOS SUS LATIDOS.